Archivo de la etiqueta: INTERCAMBIANDO INTERESES DIFERENTES

El delicado arte de recomponer amistades rotas

Perdonar es la clave, pero hay que tomarlo con calma. Uno puede estar dispuesto a dar el primer paso pero la otra persona, no.

Algunas herramientas básicas son:

– En la duda, hay que pensar que el que trata de reconciliarse tiene la mayor parte de errores que causaron la rotura.
– Pedir asistencia a un negociador especializado en conflictos que busque intereses diferentes.
– Aunque nosotros estemos listos para acercarnos, nuestro amigo puede no estarlo. Invítelo a trabajar juntos y tenga muy en cuenta que emociones están en juego.
– Sea sincero en preguntar que hizo mal y escuche la respuesta. Pida disculpas. Hay dos pasos: hacia delante y otro hacia atrás. Tome su tiempo. Reconstruir amistades rotas es más un arte que una ciencia y no es un proceso corto.


DESMONTANDO CUATRO MITOS EN NEGOCIACION

Mito 4

Los buenos negociadores toman riesgos siempre.

Los negociadores “duros” (reclamadores de valor) solo puede justificar asumir riesgos para amedrantar a la otra parte, confiados en que cederán ante la amenaza. Pero si los otros son tozudos y también “duros”, no habrá negociación posible.

La negociación solo se puede basar en intercambiar intereses.


DESMONTANDO CUATRO MITOS EN NEGOCIACION

Mito 2

La experiencia es el mejor profesor.

De acuerdo. Pero es cara ya que sólo se aprende de las derrotas. El método del caso que utilizamos en la Harvard Business School permite a los participantes aprender de la experiencia a coste cero.

Mañana, más.


La mediación es el fracaso de la negociación (2ª Parte)

No se puede obviar que cualquier acuerdo negociado de un conflicto o transacción, desde la más remota antigüedad hasta nuestros días, complejo o sencillo, solo se obtiene INTERCAMBIANDO INTERESES DIFERENTES como los buenos negociadores saben.Para poder proponer intercambios es preciso ir a la “materia prima”, a los intereses que tienen las partes, visibles u ocultos.

El negociador con su método de trabajo está en condiciones de averiguar cuales son esos intereses, por que está negociando para una de las partes y les es posible conocerla muy bien. A su oponente le sucede exactamente lo mismo. Y cuando se sientan en una mesa a negociar serán capaces entre ambos de proponer intercambios de intereses en ocasiones recónditos que cualquier tercero neutral sería incapaz de descubrir por desconocimiento. Hace falta conocer muy bien a las personas que el negociador está representando para encontrar intereses útiles y saber priorizarlos en cada parte. Se requiere un tiempo y proximidad que un mediador neutral no puede ni siquiera vislumbrar con unas cuantas entrevistas.

La negociación en un proceso complejo compuesto por áreas de conocimiento que a su vez tienen gran dificultad para ser utilizadas con eficacia.Hay que terminar con esta falsa unión entre negociación y mediación. Son procesos distintos. Y los negociadores queremos negociar y no mediar.